Archive for 12 abril 2007

El periodismo cívico

abril 12, 2007

Hace unos años publiqué una charla del escritor español Carlos Álvarez Teijeiro -en ese entonces profesor de la Universidad Austral- con motivo del relanzamiento de Carta Abierta, diario en el que (no siempre de acuerdo) escribí. Algunas de sus palabras me dejaron pensando largo tiempo. Esto decía.

perio.png 

Una cuestión de todos

Con humor y profundidad, el autor de “Fundamentos Teóricos del Public Journalism” expuso su obra ante más de doscientas cincuenta personas.  

“El periodismo cívico no es fundamentalmente un conjunto de prácticas profesionales periodísticas nacidas en un momento histórico puntual, sino una filosofía, una idea, acerca de qué papel debiera desempeñar el periodismo en una sociedad democrática. Hoy competimos en este acto con el estreno de la película Troya, (con mucho más éxito que ella seguramente…) y eso me lleva a recordar que la idea de periodismo cívico si bien es un movimiento nacido en los Estado Unidos a fines de los ´80, es una idea vieja como la historia misma.

Hace 2.500 años Pericles tuvo que hablar a sus conciudadanos atenienses para alentarlos a participar de una guerra crucial que libraba la democrática Atenas, frente a Esparta, un gobierno no democrático. En esa arenga, decía que no consideraba inofensivos sino, idiotas, una palabra griega muy fuerte, a aquellos que no se interesan por las cuestiones públicas. Idiota, en el fondo significa “la vida de la persona que decide vivir privadamente”. Y si hay algo que está asociado a los orígenes del periodismo, pretensión traicionada en los últimos tres siglos, es que estos tendrían como una de sus misiones fundamentales lograr que el espacio público de la democracia fuera un lugar de encuentro, y la opinión pública lo que quedaría de ello.

Hoy vivimos en un mundo de simulacros de la opinión pública, donde ésta ha sido traicionada en nombre de la opinión publicada y el reino de la encuesta. Por eso Carta Abierta nace con esta voluntad, y con el ejercicio que entiende a la política como interés solidario por lo público.

Al argentino se lo suele acusar de mirarse mucho el ombligo, y yo creo que deberíamos mirárnoslo aún más. El ombligo es el único rasgo que existe en nuestro cuerpo de nuestra dependencia original. Hemos venido al mundo dependiendo y esta es una huella de que ser persona no es ese individuo del neoliberalismo al que no le importa en lo más mínimo la suerte de los demás. Ser persona es descubrir que dependemos de otros y que la sociedad debemos construirla todos. Termino con la bellisima novela de Albert Camus, Peste, que refiere a una peste que trascurre en una ciudad del norte de África. En ese momento de crisis creado por la peste, interactúan distintos personajes, como un médico agnóstico, un sacerdote católico y un periodista. El periodista, no se siente involucrado con la situación y dice: mi vida está en París, donde me espera mi novia y mis cuestiones. Yo quisiera irme. A pesar de que quienes conviven con él no están de acuerdo, gestionan su retorno. Cuando el periodista está a punto de abandonar la ciudad cambia abruptamente de opinión, y allí hay un dialogo precioso con el médico que le pregunta por qué ha decidido quedarse. El periodista responde: he cambiado de opinión porque si me voy me daría vergüenza. El doctor le dice entonces: pero a nadie puede avergonzarle elegir la felicidad, y este contesta: sí, pero puedo avergonzarme de ser feliz yo sólo.

El gran descubrimiento antropológico y filosófico del periodismo cívico es la idea de que no sólo no estaría bien, sino que sería imposible ser felices solos. Lo que hagamos en la vida pública depende de la suerte, buena o mala, de nuestros semejantes y como dice un verso que tanto me gusta hay algunas cosas que nos conciernen extrañamente, que confían en que nosotros, los más perecederos, podamos salvarlas. Creo que la vida pública no nos concierne en forma perecedera sino de manera verdaderamente importante y que la gran responsabilidad del periodismo y los ciudadanos es tratar de que entre todos, el mundo sea un lugar mucho más habitable”.