Benedetti a Allende

Ayer, fue muy emotivo el relato del periodista que vivió cómo liberaban a Correa en el intento de golpe en Ecuador.  En un momento, no se sabía si lo iban a liberar o matar, en una escena shockeante. Mi vieja me contó cómo siguió algo similar, aunque con distinta suerte, cuando los que entraban por el techo fueron a buscar a Allende.

Para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla
para vencer al hombre de la paz
tuvieron que congregar todos los odios
y además los aviones y los tanques
para batir al hombre de la paz
tuvieron que bombardearlo hacerlo llama
porque el hombre de la paz era una fortaleza

para matar al hombre de la paz
tuvieron que desatar la guerra turbia
para vencer al hombre de la paz
y acallar su voz modesta y taladrante
tuvieron que empujar el terror hasta el abismo
y matar más para seguir matando
para batir al hombre de la paz
tuvieron que asesinarlo muchas veces
porque el hombre de la paz era una fortaleza

para matar al hombre de la paz
tuvieron que imaginar que era una tropa
una armada una hueste una brigada
tuvieron que creer que era otro ejército
pero el hombre de la paz era tan sólo un pueblo
y tenía en sus manos un fusil y un mandato
y eran necesarios más tanques más rencores
más bombas más aviones más oprobios
porque el hombre del paz era una fortaleza

para matar al hombre de la paz
para golpear su frente limpia de pesadillas
tuvieron que convertirse en pesadilla
para vencer al hombre de la paz
tuvieron que afiliarse para siempre a la muerte
matar y matar más para seguir matando
y condenarse a la blindada soledad
para matar al hombre que era un pueblo
tuvieron que quedarse sin el pueblo.

Anuncios

2 comentarios to “Benedetti a Allende”

  1. Pablo Donadio Says:

    Esperando que el viento
    doble tus ramas

    que el nivel de las aguas
    llegue a tu arena

    esperando que el cielo
    forme tu barro

    y que a tus pies la tierra
    se mueve sola

    pueblo
    estás quieto

    cómo
    no sabes

    cómo no sabes
    todavía

    que eres el viento
    la marca

    que eres la lluvia
    el terremoto.

    Mario Benedetti.

  2. sandra sch Says:

    no se como hago para encontrarlos…pero a tantos hombres,mujeres de la paz muertos me los choco todos los dias….pequeñas ideas,chiquito el gesto,austero el trabajo….ahi estan….por suerte!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: